🛵 -10% Pago Contraentrega en CABA/AMBA 🌎 -10% CRIPTOMONEDAS

¿Qué contiene el humo del cigarrillo?

No es una novedad que el humo del cigarrillo es altamente tóxico, no sólo para fumadores sino también para no fumadores que lo respiren en el ambiente (llamados fumadores pasivos).

El humo que aspira el fumador pasivo es el resultado que provoca la combustión del extremo del cigarrillo combinado con el humo que lanza el propio fumador activo al exhalar. Al tan solo compartir el ambiente con el fumador, el no fumador estará inhalando las múltiples toxinas que contiene.

Si bien el cigarrillo es mucho más tóxico para quienes lo consumen de manera activa, debido a las altas toxinas que se encuentran en el humo inhalar tabaco de manera pasiva también expone a los no fumadores a diferentes perjuicios relacionados con el tabaquismo, algunos de mucha gravedad.

Sustancias tóxicas presentes en el humo del cigarrillo

Muchas de las sustancias tóxicas que el tabaco contiene para los fumadores activos también se encuentran presentes en el humo que los fumadores pasivos inhalan.

Benceno

Se puede encontrar en el tabaco y en las emisiones de nafta que los vehículos producen. Una alta exposición puede causar mayores probabilidades de contraer leucemia.

Formaldehído

Tiene un fuerte olor y es muy inflamable. Está presente en las emisiones de gasolina de los vehículos, y también se utiliza en la fabricación de materiales para la construcción y en la fabricación de plaguicidas. Aumenta las probabilidades de contraer cáncer.

Cadmio

Es un elemento metálico y se utiliza para fabricar pilas eléctricas, plásticos y pigmentos. La exposición a altas concentraciones de cadmio puede causar diferentes cánceres, entre otros problemas de salud.

Nitrosaminas

Son propias del tabaco, se forman durante el proceso de cultivo de este. Es una sustancia química que causa cáncer.

¿Dejar de fumar?

Lo más recomendable para dejar de inhalar estas sustancias, por supuesto, es dejar de fumar. En este sentido, si el camino se hace cuesta arriba, al principio es recomendable reemplazar el cigarrillo tradicional por el cigarrillo electrónico.

Los vapers no tienen las toxinas del cigarrillo común. Su vapor resulta más amable que el del cigarrillo tradicional, y también menos perjudicial para los fumadores pasivos, además de no contaminar el ambiente o la ropa y cabello de los individuos con el típico olor a tabaco.

Además, el humo del tabaco tradicional cuenta con otros múltiples elementos químicos tóxicos que causan diferentes problemas de salud. El cigarrillo electrónico disminuye considerablemente las toxinas, convirtiéndose en una alternativa más amigable con la salud y la higiene generales.

Por otro lado, el cigarrillo electrónico es muy útil para -de a poco- abandonar el tabaco tradicional e inclinarnos por alternativas menos perjudiciales para nosotros y para nuestros seres queridos. Se presenta como una opción superadora a la hora de cuidar a los no fumadores que nos rodean, protegiéndolos de enfermedades vinculadas a la inhalación del humo pasivo del cigarrillo que no eligen ni tienen por qué soportar, y que hemos enumerado en este artículo.